El cambio climático es uno de los problemas ambientales más graves a los que nos enfrentamos. Su origen se encuentra fundamentalmente en la quema de combustibles fósiles que emiten Gases de Efecto Invernadero (GEI). Desde los inicios de la revolución industrial la concentración de GEI en la atmósfera ha aumentado un 35%. El resultado es que la temperatura media global de la superficie terrestre ha ascendido 0,74 ºC en los últimos cien años. Con este aumento, los impactos del cambio climático aparecen ya en forma de inundaciones, sequías, olas de calor, etc., lo que supone un riesgo para todos los socio-ecosistemas.

El modelo agroalimentario industrial es uno de los principales responsables de las emisiones de GEI. Los cálculos que incluyen todo el proceso industrial desde que se producen los alimentos hasta que terminan en nuestra mesa (deforestación, fertilizantes químicos, sobre-envasado, refrigeración, transporte, etc.) atribuyen a los alimentos del 44%  al 57% de las emisiones de GEI.

Alimentos kilométricos

De todos estos aspectos, el transporte es un importante generador de emisiones. El consumo de petróleo guarda relación directa con los principales impactos socio-ambientales y desastres ecológicos a nivel planetario: caos climático, lluvias ácidas, efectos negativos sobre la salud, pérdida de biodiversidad, conflictos geopolíticos o desastres ecológicos.

Animales vivos, carne, lácteos, pescado, cereales, legumbres, frutas, azúcares, café, piensos animales, recorren mucho kilómetros para llegar a nuestros hogares. Incluso los alimentos identificados típicamente con nuestra dieta y nuestro paisaje como el vino o los garbanzos son producidos a miles de kilómetros. Así el 87% de los garbanzos que se consumen en España son importados, principalmente de México, mientras que la superficie dedicada a este cultivo ha disminuido drásticamente en España con la pérdida de empleo y paisaje que esto supone.

La promoción de un modelo de agricultura de pequeña escala, social y sostenible, orientado a mercados locales a través de canales cortos de  comercialización es una alternativa   no solo a los problemas alimentarios sino a otros que afectan claramente el futuro de las próximas generaciones como son  la pérdida de la biodiversidad o el  despoblamiento rural.

emisiones

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Pero puedes enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Not readable? Change text.