La semana “La Comida no se tira” no tiene desperdicio

Cuentacuentos, elaboración de batidos con fruta madura, talleres de reciclaje y auditorías de despercidios son algunas de las actividades que han centrado la programación de estas jornadas dedicadas a la sostenibilidad.

Comedor Saludable trabaja por la sostenibilidad, y además de ofrecer productos locales y de temporada y preocuparse por la
reducción del ruido y la contaminación en los espacios de comedor, lucha con conciencia contra el despilfarro alimentario a tarvés de buenas prácticas y actividades educativas. Así lo explica en esta entrevista Arantxa Guindo, Responsable del Servicio de Alimentación de Comedores Escolares en Comedor Saludable.

Según un estudio reciente, entre un 4% y un 10% de las compras que se realizan en caterings y colectividades acaba en la basura. ¿Por qué se desperdicia tanta comida?

Una parte de este desperdicio se produce en las cocinas donde se elaboran las comidas y otra parte en los comedores. En cuanto a los comedores, aquellos que son más rígidos en cumplir con las raciones recomendadas para cada edad, acaban desperdiciando más alimentos que en los comedores donde se personaliza el tamaño de las raciones.

¿Es posible controlar este despilfarro alimentario en un comedor escolar?

El mayor desperdicio en los comedores viene de la comida que sobra en los platos. Si a la hora de determinar el tamaño de las raciones que servimos, tenemos en cuenta, además de la edad, otro tipo de circunstancias personales como el apetito de cada persona, la actividad física, la aceptación del plato y el estado de ánimo del comensal, podremos personalizar la cantidad de comida que compone cada uno de los platos y de esta manera evitar que les sobre comida. En realidad, es lo que hacemos los adultos cuando nos servimos la comida, ya que adaptamos la ración valorando en todo momento la cantidad que vamos a ser capaces de comer. Y ocurre lo mismo cuando servimos la comida en casa. El objetivo es que terminen todo el plato y para ello valoramos las circunstancias personales de cada miembro de la familia y las raciones no son las mismas.

“Si a la hora de determinar el tamaño de las raciones que servimos, tenemos en cuenta, además de la edad, otro tipo de circunstancias personales como el apetito de cada persona, la actividad física, la aceptación del plato y el estado de ánimo del comensal, podremos evitar despilfarrar comida”

¿Qué medidas se aplican en Comedor Saludable para ello?

Por una parte formamos a nuestro personal para que entienda la importancia de personalizar el tamaño de las raciones. Y por otra, realizamos diferentes actividades con el alumnado para que tomen conciencia de la cantidad de comida que desperdiciamos y de los impactos ambientales que conlleva ese desperdicio.

¿Cómo surge la idea de la Semana de La Comida no se Tira?

Durante el curso realizamos semanas especiales en las que tratamos en profundidad temas centrales de nuestro proyecto educativo: los buenos tratos, la sostenibilidad, etc. En este caso, dedicamos una semana a cuidar y trabajar aspectos como la ecología, el reciclaje, el despilfarro alimentario, y a través de diversas actividades y juegos, los niños y niñas van comprendiendo la importancia de estas prácticas para cada uno de nosotros, para nuestro entorno para el planeta.

En cursos pasados la hemos llamado “La Semana del Buen Aprovecho”, pero este año queríamos incidir todavía más en el desperdicio y la hemos denominado la semana de “La comida no se tira”.

¿Qué actividades han realizado?

Hemos realizado distintos talleres con el alumnado, tanto en castellano como en euskera. El “Taller del Buen Aprovecho”, en
el que han elaborado batidos con frutas muy maduras, entre otras recetas, para hacer rica “comida de reciclaje”. También el juego “Dónde lo tiro”, en el que aprender dónde depositar cada tipo de desperdicio. Asimismo, se han realizado cuentacuentos con El Cuento del Brócoli y se ha repasado el Decálogo del Buen Aprovechamiento.

Por otra parte, en los comedores escolares se han llevado a cabo auditorías para medir el nivel de desperdicio. En aquellos centros que cuentan con cocina insitu se han realizado auditorías generales y en los que reciben comida de cátering se han hecho auditorías con las sobras diarias de pan. Los alumnos más mayores han participado en la recogida y pesado de los restos y se han involucrado mucho.

Esta educación que reciben los niños y niñas en sostenibilidad, ¿se traslada después a los hogares?

No hay duda de que los niños influyen en los hogares y en la medida en la que reciben esta educación en sostenibilidad y la integran en su aprendizaje, se esmeran porque las personas de su entorno conozcan y hagan uso de buenas prácticas ambientales.

¿Qué pautas podría dar a las familias para evitar tanto desperdicio?

Para ir avanzando en la senda de la sostenibilidad hay que tener en cuenta las 4Rs, que enmarcan conceptos tan importantes como: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Revalorizar. Tenemos que ser conscientes de las consecuencias medioambientales y sociales de esta práctica, como contaminación y deforestación del planeta.

Podemos intentar evitar el despilfarro alimentario en nuestros hogares planificando mejor las compras y las comidas, por ejemplo. Hoy en día pasamos menos tiempo en casa que hace unas décadas, nos dejarnos llevar por todas las ofertas y los bajos precios de algunos alimentos y consecuentemente los desvalorizamos. En definitiva, compramos lo que no vamos a consumir.


Además del despilfarro alimentario, ¿qué otras cuestiones entran en juego para construir un comedor sostenible?

Un comedor escolar sostenible no es aquel que se enfoca en el depilfarro alimentario, sino el que además de eso incluye en sus menús productos ecológicos, trabaja con proveedores locales, vela por el consumo racional de agua y energía, se preocupa por el ruido en el entorno del propio comedor… Hay muchos factores.

Leave a Comment

Contacta con nosotros

No estamos en todo momento. Pero puedes enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Not readable? Change text.